viernes, 3 de octubre de 2014

SIGAD: como el perro del hortelano

En este comienzo de curso las familias no están recibiendo la información sobre faltas de asistencia y otras incidencias del alumnado como era costumbre, a diario y en la web, en los últimos cursos. Debe conocerse cuál es la causa y quiénes los responsables, pues no residen en el instituto y no parece próxima la solución del problema.
Hasta el curso pasado, los institutos realizaban satisfactoriamente las tareas de gestión académica con el programa informático IES 2000, proporcionado por el Ministerio de Educación y gratuito para el Gobierno de Aragón. Había surgido un problema al cesar su mantenimiento, que se suplía con parches elaborados en los centros y difundidos entre ellos. Dicho mantenimiento era una cuestión a resolver de forma más estable.
Las tareas de gestión informática docente eran realizadas en la mayoría de institutos a través del programa SGD (Sistema de Gestión Docente), contratado con una empresa, de funcionamiento rápido, sencillo y eficaz. Cada profesor llevaba a clase una PDA, en la cual podía anotar al instante cualquier incidencia: falta de asistencia, amonestación, no hacer los deberes, nota negativa o positiva, etc. Al término de la jornada lectiva, colocaba la PDA en un casillero, los datos se cargaban al momento en el sistema y enseguida podían ser consultados por las familias a través de internet.
Con fecha 3/12/2012, el Departamento de Educación saca a concurso la implantación y mantenimiento de una aplicación informática de gestión académica en los institutos por valor de 672.000 euros. Un dineral destinado a sustituir algo que ya funcionaba. La adjudicación resultante nos lleva al programa SIGAD (Sistema de Gestión Académica y Docente).
Durante el pasado curso, los centros podían ir incorporando a su gestión diaria el SIGAD. Las noticias recibidas desde los centros pioneros en su uso acerca de sus múltiples deficiencias, llevó al anterior equipo directivo del nuestro a mantener el contrato con la empresa del SGD. Pero a mediados del curso 2013-14, el Departamento de Educación comunica de forma taxativa y amenazante la prohibición de mantener cualquier contrata de ese tipo y la obligatoriedad de usar el SIGAD.
Las primeras en sufrir el nuevo sistema han sido las administrativas, que realizaron las tareas de fin de curso y de matrícula en septiembre sorteando trabajosamente la inadecuación (esperemos que temporal) de dicho programa a nuestra realidad. En las sucesivas consultas y avisos de incidencias, se ha constatado que este programa no ha tenido entre su equipo realizador a profesionales de la educación que conozcan la complejidad y las necesidades reales de los centros (desdobles, optativas, etc). Aparte de detalles "chuscos" como las malas ordenaciones alfabéticas, por ejemplo.
Ha empezado el curso y son ahora los profesores quienes ven imposibilitado en la práctica continuar con la información fluida a las familias. A día de hoy no es posible todavía comunicar las faltas. A su vez, el proceso de manejo del programa es redundante y tedioso. Pero, aunque todo lo anterior se subsanara (algún día eso finalmente ocurrirá), hay algo sin solución: no es posible introducir la información al momento, como ocurría en el SGD. Cada profesor debería (es mucho suponer) quedarse, una vez finalizada su jornada laboral, a introducir en el sistema toda la información de las clases del día. Esperando turno en un servidor colapsado por la afluencia simultánea de miles de profesores (con muchos menos ya ha ocurrido tal cosa en ocasiones previas). La "solución" propuesta es hacerlo desde su domicilio, con su ordenador y con su conexión a internet (hasta ahora no es obligatorio tenerlos, por cierto...). Otra "solución" propuesta: que el profesor lleve un smartphone (suyo, claro está) al aula y se conecte desde allí. El uso de teléfonos móviles está prohibido al alumnado; buena incongruencia sería hacer tal cosa a su vista.
¿Conectarse a internet por ordenador desde el aula durante la clase? No todas las aulas disponen de ordenador conectado a la red y el ancho de banda no tolera tantos usuarios conectados a la vez. Aparte de que lo laborioso del proceso supondría una interrupción de la clase y su posible desbaratamiento.
En definitiva: debido al SIGAD no podemos usar el sistema anterior, pero SIGAD no funciona y cuando funcione, dependerá del voluntarismo extralaboral del profesorado. Vaya panorama...

J.M.S.

P.D: En el  caso de que fuera "inevitable" un nuevo sistema... hay profesorado licenciado en Informática y con experiencia en la gestión educativa perfectamente capacitado para realizar un SIGAD que funcione y esté adaptado a las necesidades reales, para lo cual se podía haber convocado la oportuna comisión de servicios. Pero lo que "mola" a esta Administración es privatizar y despreciar la capacidad de sus funcionarios (ministerios y prisiones guardadas por empresas de seguridad, externalización de pruebas médicas, etc). ¿Por qué? A veces, leyendo las noticias se empieza a comprender. Véanse datos reveladores más abajo, en el comentario nº 4.

Más sobre el tema en: Marea Verde de Aragón      El Periódico de Aragón

14 comentarios:

  1. El anterior programa, el IES2000, sí lo hizo un profesor de secundaria de la especialidad de Informática, de un instituto de Segovia, costó 14 millones de pesetas, y ha servido durante 17 años en toda España.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la precisión. La comparación es demoledora. Ahora son 100 millones, en una sola autonomía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 100 millones de pesetas no, 112,

      Eliminar
  3. El nivel de desinformación que se está viviendo en los centros es tremendo.

    ResponderEliminar
  4. Bicheando por internet veo que la empresa que ha creado el monstruo SINGAS se llama Hiberus Tecnología, una empresa perteneciente a © Grupo Heraldo. Según la empresa "por 95 euros / mes cada centro tiene resueltas todas sus necesidades de gestión" (sic). Por otra parte, esa misma empresa del Grupo Heraldo explica, entre sus éxitos empresariales "trabajamos desde hace más de 8 años en servicios de AMS en casi la totalidad de las consejerías" del Gobierno de Aragón. Entre los cuatro miembros de la Dirección de la empresa, Ricardo Mur Monserrat es su Consejero Delegado. Si, el que fuera concejal del PP en Zaragoza con Luisa Fernanda Rudi, igual que Dolores Serrat Moré. La que ahora es Consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte. Ahí lo dejo. __Saludos__

    ResponderEliminar
  5. Las empresas que se han llevado calentitos los 675.000€ son las dos TIC "cárnicas": ia soft e hiberus:
    http://www.hiberus.com/blog/sigad-en-aragon

    ResponderEliminar
  6. Esto lleva así meses (http://www.csi-f.es/content/csi-f-denuncia-el-pesimo-funcionamiento-del-programa-unico-de-gestion-de-los-centros-de-secu)

    ResponderEliminar
  7. Se da la casualidad de que el señorito Ricardo Mur, pertenece a la casta zaragozana. Es nieto de Ricardo Mur: Tte alcalde de Ayto de ZGZ en la época de la dictadura, que da nombre al colegio público de Casetas. Y además, es sobrino de Juan Bautista Monserrat, ex-Justicia de Aragon. Así que al niño le caen por los dos lados.

    ResponderEliminar
  8. Dijeron que el 1 de noviembre ya funionaba todo. Mi experiencia esta mañana:
    - Largas esperas para acceder a grupos y materias.
    - Información desaparecida.
    - Imposibilidad de revisar y modificar anotaciones de incidencias.
    ¡Vaya castaña!

    ResponderEliminar
  9. Hasta 25 segundos esperando para cada cambio de pantalla. La clase parada entre 5 y 10 minutos desde que el profesor entra en Sigad, selecciona curso, hora, etc. marca las faltas y guarda.
    Los tutores no pueden justificar faltas que no sean de sus propias asignaturas.Si se intenta justificar -y solo días completos- desde Sigad Académica, duplica faltas.
    La información que ofrece no ayuda nada a los tutores, no hay resúmenes útiles.
    Una aplicación lenta, nada intuitiva, que entorpece más que ayudar. Un fiasco absoluto. Una vergüenza.
    Este curso habrá que aguantar porque no se puede exigir que los administrativos vuelvan a meter a todos los alumnos en el IES 2000 e IES Fácil, pero para el próximo vamos a tener que plantarnos y exigir dimisiones. ...¡Ah! que no me acordaba que en este país no dimite nadie.

    ResponderEliminar
  10. A los docentes, deciros que os dejéis de mirar el ombligo, los administrativos de las secretarías si que estamos jodidos con el dicho programita... NO HACE NADA

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Y bien que agradecemos los docentes el trabajo de los administrativos! No dudes que sabemos lo mucho que el puñetero SIGAD os ha complicado la vida.

    __Saludos__

    (duplicado por error y eliminado el anterior)

    ResponderEliminar
  13. En el artículo se dice claramente que "Las primeras en sufrir el nuevo sistema han sido las administrativas". En el caso del Élaios, es adecuado usar el femenino pues todas ellas son mujeres; y todas, profesionales y eficaces, a pesar del SIGAD.

    ResponderEliminar